Adolescentes

La escuché cientos de veces y las cien me hizo sonreír; en parte por cantarlo con 25 años y en parte por la experiencia de grabación.

El día agendado mi (amiga personal y) artista invitada Jaz se enfrentó al micrófono para grabar por primera y única vez una canción nueva. Semanas atrás le había enviado varios demos, pero no pude encontrar el tono apropiado y la letra no nos convencía del todo, por lo cual los definimos el mismo día de grabación. Al contrario de lo que me suele pasar a mí en esos momentos de nerviosismo (hablo a todo volumen, mi sonrisa se torna incontrolable, mis ojos brillan…) Jaz tuvo un ataque de timidez ¡De pronto todo le daba vergüenza! Se esforzaba por atender mis consejos y volvía a mirar el piso… Lo asombroso es que trataba de controlar el vibrato, terminar cuanto antes y aún divertirse en medio de tal incomodidad.

“Ser adolescente es un poco eso, hacer cosas por primera vez con vergüenza e inocencia, pero sin miedo a entregarse al momento”
Jazmín Levitán

Desconozco su diálogo interno, pero la escena era tierna y la letra de la canción acompañaba el momento… Ella no estaba segura del resultado, ¡pero lo estaba intentando! Varias veces cerró sus ojos para dejar de pensar y entregarse al momento. Esa imagen era exactamente la que pasaba por mi mente al componer el tema: Una etapa cual en la cual la incertidumbre se tiñe de diversión. La mente y sus “debería”, el cuerpo y sus “podría”, la mirada del otro, las ganas de encajar… Esa primera vez. Y la sensación final: “será lo que tenga que ser”.

¿Que quería expresar con ésta canción? Que solo una cuota de inconsciencia e inocencia puede empujarnos a bailar sobre el temor. Si ustedes también sonrieron al escucharla, cumplí mi objetivo :)

Así como publicar una composición se siente como leer tu diario íntimo en público,
cantar es dejar que lean tu alma, como cuando te miran fijo a los ojos.