De tenor ligero a contratenor I

No me gusta hablar cuestiones técnicas de la voz
porque siento que le quitan la magia al canto.
Pero en fin, supongo soy cantante y no mago…

Desde los 15 años y durante los siguientes 5 canté como barítono,
la voz intermedia de los hombres: ni muy grave, ni muy aguda.
Por comodidad o falta de técnica siempre a la par de una mezzo
y como mucho haciendo terceras (segundas voces) por encima.
A diario repasaba mi registro vocal con el piano: Desde un Mi2
(una octava bajo el Do central) al Mi4 más una octava en falsete.

Los años que siguieron trabajé codo a codo con sopranos y
recurría a los sobreagudos para guiarlas en melodía y arreglos.
A los 21 me diagnosticaron de Tenor y a los 23 especificaron:
Tenor lírico, aunque notaba dificultad para hacer velocidades.
Mi registro se elevó completamente de La2-La4 y luego falsete.

En el trayecto de mis 25 años mi voz hablada cobró más cuerpo
y un color un tanto más grave, sin embargo al cantar, cada vez
me resultaba más cómodo hacerlo agudo y ligero, como soplado
y comencé a repasar las lecturas musicales en su octava real
(los tenores trasponemos todas las lecturas una octava grave).
El punto de quiebre lo tuve al llegar y sostener un Sol#5.
Cuando consulté a la profesora de canto como cubrirlo,
me dijo: “Podríamos probar repertorio de contratenor…”

“[A los contratenores] se nos ama o se nos odia.
La reacción es extrema porque no existe la indiferencia.
Mientras a unos les parece ridículo que un hombre
cante tan agudo, otros ensalzan nuestra voz y
piden que se nos dejen más roles de mujer…”1

Philippe Jaroussky [Contratenor francés]

Al principio pensé que era un error, sino mío, de la profesora.
Pero los cambios que tuvo mi voz los fui viviendo paso a paso
y realmente no hace mucho tiempo atras hubiera sido imposible
pensar tanto en una extensión vocal tan aguda como en el espacio
que requería para resonar plena.

Y así es como pasé de “Una furtiva lagrima” a “Ombra mai fu”.
Ahora puedo contar el impacto de cambiar la voz de pecho por falsete
Si te interesa cuidar tu voz, también comparto mis tips para salud vocal.

 

Segunda parte del artículo aquí

1 Benjamín G. Rosado, “A los contratenores se nos ama o se nos odia”, 2011
http://www.elcultural.com/revista/escenarios/Philippe-Jaroussky/30063

One thought on “De tenor ligero a contratenor I

  1. Pingback: De tenor ligero a contratenor II | ISRAtm

Comments are closed.